febrero 17, 2017

El CALDO DE HUESOS a juicio


Seguro que has oído hablar del caldo de huesos pero es realmente tan saludable como dicen. Hoy lo llevo a juicio.


Caldo de Huesos

Hace ya tiempo que había oído hablar del caldo de huesos. De huesos, pero ¿no es cómo se ha hecho toda la vida? Básicamente sí pero si es tan beneficioso voy a tener que probarlo, ¿no? Pues aquí estamos. Ya lo he hecho y traigo mi veredicto.

Empecemos por el principio,

¿QUÉ ES EL CALDO DE HUESOS?

A diferencia del caldo estándar de pollo o de ternera, el caldo de hueso se hierve a fuego lento durante 24 a 48 horas, lo que, teóricamente, da el tiempo suficiente para extraer todos los nutrientes de los huesos.

PROPIEDADES DEL CALDO DE HUESOS

1. Bueno para la salud del aparato digestivo.
Caldo de hueso es uno de los mejores alimentos para aquellos que sufren problemas digestivos, ya que es rico en gelatina. La gelatina es un coloide hidrófilo que atrae y retiene líquidos, incluyendo jugos digestivos, ayudando así a una adecuada digestión. Además actúa sellando el intestino haciendo este caldo perfecto para aquellos que sufren de inflamación crónica o síndrome de intestino con fugas.

2. El caldo de hueso es anti-inflamatorio. 
El largo tiempo de cocción del caldo descompone el cartílago y los tendones que liberan compuestos antiinflamatorios, sulfatos de condroitina y glucosamina. Estos compuestos son los que se encuentran en los suplementos para la artritis y el dolor en las articulaciones. 

3. Ayuda a tener los huesos fuertes y sanos.
El caldo de huesos contiene altas cantidades de calcio, fósforo, magnesio y otros nutrientes que juegan un papel importante en mantener los huesos fuertes y saludables.

4. El caldo de hueso ayuda al crecimiento de cabello y uñas.
El caldo de hueso contiene altas cantidades de colágeno el cual forma parte de la estructura de la piel y ayuda a regenerarla. El colágeno también favorece el crecimiento del cabello y ayuda a mantener las uñas fuertes. 

¿ES REALMENTE TAN BUENO?

Después de haberlo probado, ya con la duda en la mente, me he informado un poco sobre el caldo de huesos.

1. El aporte nutricional está sobrevalorado.
Como te comentaba, me decidí a hacer el caldo de huesos ya que lo había visto por Pinterest varias veces y me intrigaba tanto el procedimiento como el resultado.

Si buscas un poco por la red ya verás que todo son artículos con los múltiples beneficios como este del Dr. Mercola pero ya mientras lo hacía y cuando lo tuve hecho, algo me chirriaba y fue cuando me puse a indagar un poco.

A la conclusión que llego después de leer este artículo del Time es que se ha sobrevalorado el valor nutricional del caldo de huesos. Como cualquier alimento que ingiramos tendrá un aporte nutricional (a menos que estemos hablando de comida basura) y en este caso lo tiene pero parece que no es mucho más saludable que otro caldo. 

Para más inri, una redactora del Today estuvo tomando caldo de hueso durante una semana para ver su efecto y no notó ningún efecto positivo pero cabe decir que tampoco le produjo ninguno de negativo.

2. De 12-24 horas es una barbaridad.
Os voy a ser sincera y no lo tuve ni 12h pero es que lo encuentro una barbaridad, con el precio de la luz en este país! Lo tuve hasta que mi madre me dijo: Sara, esto ya está. Y si mi madre dice que ya está, no seré yo quien le lleve la contraria.

3. El resultado no es para tirar cohetes.
No te digo que no lo pruebes, la receta es interesante y el sabor también pero encontré que tenía mucha grasa y que el sabor no era nada del otro mundo. Vamos que donde este una buena escudella que se quite lo demás.

CONCLUSIÓN

Al no ver claro el procedimiento ni el sabor, no creo que se merezca la fama que tiene.

Por un lado, como he comentado, creo que es demasiado tiempo tanto a nivel de gasto energético como para extraer las nutrientes. Las verduras es mejor hacerlas al vapor o no hervirlas mucho tiempo, ¿por qué en este caso sí que se tiene que dejar hervir tanto tiempo?

Por otro lado, el caldo que hice era con huesos de ternera y huesos de espina de cerdo. A lo mejor, un caldo de huesos con pollo se puede parecer más al caldo para sopa que estamos acostumbrados porqué como te digo, el sabor era correcto pero no para cogerla como receta habitual.

¿Has probado el caldo de huesos?¿Qué piensas tú?

Caldo de huesos a juicio. ¿Es realmente tan saludable como dicen?


Te dejo con la receta para que juzgues tú misma. Ya me dirás qué te ha parecido.


RECETA: CALDO DE HUESOS

{SG-SL}


{SG = Sin Gluten ; SL = Sin Lactosa }

Si pruebas esta receta sube tu foto al Facebook de Recetas and Co. o a Instagram con el hashtag #recetasandco o @recetasandco y sobretodo, dime qué te ha parecido.

Caldo de huesos

INGREDIENTES
      Para 4 raciones
1.5-2 Kg de huesos de ternera, preferiblemente mezcla de huesos con tuétano y huesos con carne y un par de huesos de espinada
2 zanahorias medianas sin pelar, cortadas en trozos de unos 4 cm
1 cebolla mediana, cuarteada
1 cabeza de ajo con un corte en cruz
1 pizca de pimienta molida

INSTRUCCIONES
1. Escaldamos los huesos: Calentamos una olla grande con un poco de agua (la suficiente para que cubra los huesos) y sal y llevamos a ebullición. Cuando hierva, ponemos los huesos , dejamos un par de minutos para que saquen la sangre, los sacamos y reservamos en un plato.
2. Pre-calentamos el horno a 200°C. Colocamos los huesos de carne, las zanahorias, la cebolla y el ajo en una bandeja para horno y las asamos durante 20 min. Mezclamos los huesos y el resto de ingredientes y continuamos asando hasta que esté dorado, unos 20 minutos más.
3. Llenamos una olla grande con 3L de agua (preferiblemente filtrada). Añadimos la pimienta y lo que está en la bandeja de horno. Raspamos para llevarnos también lo que queda en la bandeja. Añadimos más agua si es necesario para cubrir los huesos y verduras.
4. Cubrimos la olla y llevamos a un hervor suave. Cocinamos con la tapa ligeramente entreabierta, desnatando la espuma y el exceso de grasa ocasionalmente, durante al menos 8 y hasta 24 horas. Agregamos más agua si es necesario para asegurar que los huesos y las verduras estén completamente sumergidos.
5. Retiramos la olla del fuego y dejamos enfriar ligeramente. Colamos el caldo. Dejamos enfriar el caldo hasta que esté tibio y luego los dividimos en envases más pequeños y enfriamos durante toda la noche. Retiramos la grasa solidificada de la parte superior del caldo refrigerado.
Conservación: El caldo se puede almacenar hasta 5 días en el refrigerador y hasta 6 meses en el congelador.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pararte a decir algo.