noviembre 09, 2016

Más vida para el tahini después del hummus: Galletas de TAHINI


Lo que me encanta de estas galletas es que resisten muy bien el paso de los días sin perder el sabor ni la textura del primer día. Son de tahini y un par de ingredientes por lo que además son super sencillas de preparar.


Me encanta hacer recetas de galletas, la verdad. Son sencillas, rápidas, la mayoría se hacen en un solo bol por lo que no ensucias demasiado y en cuestión de media horita ya las tienes listas. No se les puede pedir más.

Estas en concreto, me han robado el corazón. Tengo que decir que soy una adicta al tahini y si algo tienen estas galletas es sabor a tahini. No es como algunas otras recetas en que he añadido tahini como sustituto de mantequilla y que acaba teniendo un regusto a tahini pero no muy fuerte o que casi ni se nota.

Las pastas o mantequillas de frutos secos si son puros no tienen porque ser un alimento poco saludable. 


En estas galletas, el tahini es la estrella pero como no a todo el mundo le tiene que gustar tanto como a mí, si lo prefieres, se puede sustituir por algún otro tipo de pasta o mantequilla de fruto secos como crema de almendras, de cacahuete o de macadamia.

No somos un país donde usemos mucho pastas o mantequillas de frutos secos y hasta tiene un poco de mala reputación pero he de decir que si son puras, no son un alimento no saludable o insaludable, como me gusta llamarlos.

Esos sí, tenemos que fijarnos que en la etiqueta sólo conste el fruto seco y, cómo mucho, sal, nada de aceites vegetales, azúcares y/o estabilizantes.

Como te he comentado, al tahini le doy bastante tute, siempre lo tengo en casa y lo uso como sustituto de mantequilla en algunas elaboraciones o simplemente para dar un sabor más exótico a los platos (se lo añado a los tacos vegetales por ejemplo). Sino me crees, mira estás recetas: Pancakes Veganos de Tahini o este postre navideño como es la Galette de Rois Vegana.

En las etiquetas de pastas de frutos secos sólo tiene que constar el fruto seco y, como mucho, sal.


Y es que ya verás en Lo Bueno de la Receta que el tahini tiene muchos beneficios pero el que más destaca es su elevado aporte en calcio, bastante más que la leche por lo que si has dejado de beber leche animal, el tahini puede ser un gran aliado.

Sin más dilaciones, te dejo con la receta.

tahini

Galletas de tahini sin gluten y sin lactosa con mucho sabor y mucho calcio. 


L O   B U E N O   D E   L A   R E C E T A 

Las pastas o mantequillas de frutos secos están llenas de proteína que dan al cuerpo energía durante horas. También son ricas en antioxidantes y minerales como el magnesio, potasio, niacina y vitaminas B.

El tahini tiene un alto contenido en grasas anti-inflamatorias mono-insaturadas similares al aceite de oliva o aguacate (básicamente omega-6 y 9) pero su gran valor nutricional se lo aporta el calcio ya que es muy rico en este mineral (100g de tahini aportan 426g de calcio mientras que 100g de leche aportan 120g de calcio).

RECETA: GALLETAS DE TAHINI

{SG-SL}

{SG = Sin Gluten ; SL = Sin Lactosa }.

Si pruebas estas galletas sube tu foto al Facebook de Recetas and Co. o a Instagram con el hashtag #recetasandco o @recetasandco y sobretodo, dime qué te ha parecido.

tahini


INGREDIENTES
      Para 12 unidades
250g de tahini orgánico
2 cucharadas generosas de miel o de tu endulzante predilecto (añade más si las quieres más dulces) puedes añadir más si lo crees necesario
1 huevo orgánico
las semillas de una vaina de vainilla
almendra o otro fruto seco en grano para decorar

INSTRUCCIONES
1. Pre-calentamos el horno a 150ºC y una bandeja de horno con papel para horno.
2. En un bol mediano, mezclamos el tahini, la miel, la vainilla y el huevo. La mezcla tiene que estar homogénea y un poco pegajosa. Si queremos una consistencia más firme podemos añadir un par de cucharadas de harina de almendra. Lo probamos y ajustamos el dulzor si lo vemos necesario.
3. Con una cuchara para helados, cogemos pequeñas porciones y las vamos depositando en la bandeja de horno previamente preparada. Espolvoreamos una pequeña cantidad de almendra en grano en cada galleta y presionamos ligeramente para allanarlas. Aquí podemos espolvorear sal en escamas si nos apetece.
4. Horneamos durante 30 minutos más o menos o hasta que estén doradas. Dejamos enfriar y servimos.

Conservación: 1 semana en un recipiente hermético. 

Adaptado de Teresa Cutter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pararte a decir algo.