febrero 25, 2016

Cómo engancharte a la MEDITACIÓN


La idea de meditar puede resultar algo intimidante al principio por no hablar de conseguir que se convierta en un quehacer más en nuestro día. Pero está demostrado que tiene muchos beneficios para nuestra salud física y mental. En pocas palabras, merece que lo intentes ¿no crees?


Meditar


Mi primera vez

La primera vez que medité siendo consciente de lo que iba a hacer, medité a pelo. Me senté y me dispuse a meditar. Sucedieron algunas cosas que no me esperaba: noté el peso de la cabeza sobre los hombros, los pensamientos aparecieron y, déjame que te diga, creo que nunca he estado tan ocupada como justo en ese mismo momento. Además tenía un pelo en la cara que si no me lo quitaba de ahí creo que hubiera reventado... . Esos 15 minutos (empecé con 15 minutos) parecían 2 horas.

Además, no sabía que esperar: ¿mis pensamientos se llegarían a parar? ¿Habría una voz interior que me llevaría a la iluminación?

Mis siguientes veces

Después de esa primera experiencia, he meditado de muy distintas maneras: con meditaciones guiadas, concentrándome en una vela, con mantras.

El problema

El problema siempre era el mismo: lo hacía durante un par o tres de días y después lo dejaba. Había intentado meditar por la mañana, por la tarde, pero cuando estaba preocupada porque no paraba de darle vueltas a lo que me disgustaba y cuando estaba contenta porqué para que voy a meditar si estoy súper feliz. Total, que no conseguía constancia.

Coger un hábito no es fácil, requiere de esfuerzo, fuerza de voluntad y constancia y la mejor manera de hacer eso es con una buena organización, estableciendo una rutina y con la REPETICIÓN. 

La única vez que conseguí ser un poco constante fue con los llamados challenges (retos) concretamente con uno de Deepak Chopra. Aunque, creo que lo hice más como por obligación (y es que soy muy disciplinada) y por cabezonería (eso no hace falta que lo explique) que no por el hecho de coger el hábito de meditar.

Además, al no conseguir ver los beneficios que la meditación parecía prometer, lo dejaba.

Hasta que llegó un punto donde tuve que ponerme sería con el asunto.

Establecer un hábito

En el primer post de la guía definitiva para practicar yoga en casa hablé de cómo mantener el hábito de practicar yoga cada o casi cada día.

Coger un hábito no es fácil, requiere de esfuerzo, fuerza de voluntad y constancia y la mejor manera de hacer eso es con una buena organización, estableciendo una rutina y con la repetición.

La RAE define:

HÁBITO_Modo especial de proceder o conducirse adquirido por repetición de actos iguales o semejantes, u originado por tendencias instintivas.

La base para cualquier hábito es la REPETICIÓN. Tenemos que practicar, practicar, volver a practicar hasta el infinito y más allá.

Después de una sesión de yoga, el cuerpo está más flexible, más trabajado, mejor. Puede que con la meditación no veas los beneficios tan a corto plazo. Por eso, un truco que nos va a ayudar a coger la costumbre y a que veamos los beneficios más rápidamente consiste en:

Proponte meditar cada día durante una semana. Si no lo consigues, el contador se pone a 0 y tienes que volver a conseguir hacer los 7 días.

Meditar cada día? Dime cómo!


 5  P U N T O S   C L A V E S

1 |  E M P I E Z A   P I A N O   P I A N O

Hay gente que medita durante una hora o más (y siempre habrá gente que meditará más que tú) pero para empezar, 5 minutos está bien. Te aseguro que al poco de mantener una práctica constante, te va a saber a poco, de modo que podrás ir incrementado ese tiempo según tus necesidades.

Pon una alarma en el móvil para que no te tengas que preocupar por el tiempo (más adelante la alarma también te servirá para salir del estado meditativo).

2 |  P Ó N T E L O   F Á C I L

Hay muchos tipos y técnicas de meditaciones pero todo lo que necesitas para meditar es un poco de motivación y tiempo.

Primero, empieza por la práctica que te comenté la semana pasada y cuando tengas el hábito ya quieras más ya podrás probar otras técnicas más complicadas.

Y segundo, no necesitas ni velas, ni una esterilla de yoga, ni nada por el estilo.

No hay excusas. Con la meditación lo tienes fácil.

3 |  L A   P O S T U R A

La postura que te comenté en el post SOS: Cómo meditar es la más habitual. Esto es así porqué abre tu corazón y permite que tu parte baja del cuerpo esté relajada.

Si no estás cómoda con esta postura, busca otra en la que estés cómoda porque si no lo estás no vas a seguir con ello así que, si estar cómoda significa estar tumbada, pues túmbate.

4 |  D A T E   E S P A C I O

Dale a tu mente un poco de espacio. Tu mente va a pasearse un poco, va a divagar con cualquier cosa: lo que tienes que hacer a continuación, lo que ha pasado en el trabajo, ese tema que te preocupa. Va a saltar de un tema para otro pero va a calmarse.

Ya dije que el objetivo de la meditación no es dejar de pensar. No se puede dejar de pensar es como dejar de oler.

5 |  L A   H O R A   P E R F E C T A   P A R A   M E D I T A R

Mucha gente te dirá que medites por la mañana. Y seguramente es una muy buena hora ya que te permite empezar el día desde 0.

Yo te dijo que, para empezar, busques un momento del día en que sepas que tu cerebro ya está un poco en off.

Me explico, yo intenté meditar por la mañana, después de hacer ejercicio, ducharme y desayunar. MEEECCC. No funcionó, se me tiraba el tiempo encima, ya había invertido mucho tiempo en hacer esas otras cosas y no paraba de pensar que se me estaba haciendo tarde y en todas las cosas que tenía que hacer.

Después de probar varias opciones la que mejor me funcionó fue antes de cenar, cuando lo único que me quedaba del día es hacer la cena y relajarme.

Una vez tuve el hábito y vi los beneficios, conseguí meditar por la mañana y a veces mañana y tarde!

Proponte meditar cada día durante una semana. Si no lo consigues, el contador se pone a 0 y tienes que volver a conseguir hacer los 7 días.

Ya me contarás tus progresos con la meditación. Un abrazo,






Meditar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pararte a decir algo.