marzo 07, 2015

HUEVOS BENEDICT: ¿AÚN NO SABES PREPARAR UNOS?

receta_huevos_benedictLos huevos benedict es el plato estrella de cualquier brunch por antonomasia. Por eso llegó un día en que me dije: “De hoy no pasa que aprenda a hacer unos huevos benedict con sus huevos poché bien hechos.” Y aquí estamos.

Hace tiempo que quiero invitar a algunos amigos a casa a hacer un brunch. También quiero invitar a algunos familiares a que vean la casa, ya hace más de un año y medio que vivo con mi novio y hay algunos familiares que no han visto la casa o han hecho una visita de médico. La verdad es que tenemos una lista larga de gente que “tendríamos” que invitar.

Me encantaría ser de esa gente que no le generan ningún estrés que venga gente a casa. Pero no lo soy. Sé que habrá mucho trabajo previo y aunque sé que con una buena organización no tiene que suponer un drama.  Hay algo que me frena.

Quiero que todo salga bien, que la comida esté bien hecha, la mesa bien bonita, el vino a la temperatura que tiene que estar y tener suficientes tónicas raras para los gin tonics. Y ahí se crea el estrés.

El estrés de qué todo esté perfecto, de que a todo el mundo le guste todo, de que todo el mundo disfrute. Y ahí está el error. Pensar en los demás. Entendedme, no es un error pensar en los demás sino en lo que van a pensar de TU comilona.

 No sé si habéis visitado la página de Sobre Mí del blog. En ella cuento uno de los motivos por los que me gusta cocinar y es que,
Tweet:" La comida es imperfecta, nunca está al gusto de todos. Y esa es su grandeza."Tweet: La comida es imperfecta, nunca está al gusto de todos. Y esa es su grandeza. @recetasandco

Hay quien prefiere el dulce y quien prefiere lo salado. A quién le gusta un vino seco no le gusta uno floral y a quien le gusta el queso no le gusta el paté. Y esa es su grandeza.

 Por eso he decidido que de este mes no pasa que invite a alguien a casa a comer. Yo lo voy a hacer lo mejor que sepa. Y lo voy a hacer con todo el cariño del mundo que eso es lo que importa. Porque el que hace lo que puede no está obligado a más.

Receta_huevos_benedict

RECETA : HUEVOS BENEDICT 


Los huevos benedict son dos mitades de un English muffin (puedes encontrar la receta aquí), con jamón cocido o beicon y huevos poché bañados por salsa holandesa. La receta que os traigo aquí tiene una ligera variación pues se ha sustituido el jamón o beicon por salmón ahumado. Lo he acompañado con patatas baby al horno y una ensalada. Pero vamos por partes:


English Muffins

Si estás interesado, la receta de los English Muffins la publicaré el lunes. También lo podemos sustituirlos por panecillos. Quedaría genial con unos de semillas o cebolla.


Huevos poché

Los huevos poché son sencillos de hacer si sabemos cómo.
Consejos:
- El truco está en calentar un cazo con agua a una temperatura media. Tenemos que añadir los huevos cuando en el fondo y las paredes se han generado burbujas de aire y algunas de estas burbujas emergen a la superficie. Están hechos cuando la clara está hecha y la yemas aún se ve líquida, unos 3-4 minutos.
- Podemos hacer más de uno a la vez pero dejando espacio (agua) entre ellos. Nos podemos ayudar de una escumadera para que no se mezclen.
- Al sacarlos del agua, los tenemos que poner encima de papel de cocina para que absorba el exceso de agua.
- Una vez hechos, los podemos guardar en la nevera hasta que los sirvamos. Para servirlos calientes, los sumergimos 30-45 segundos en el agua caliente que hemos usado para hacerlos.

Salsa Holandesa

Aunque no lo parezca, es lo más difícil de todo el plato ya que se puede cortar con facilidad y cuesta de mantener la textura correcta. No tenemos que asustarnos pero sí seguir los pasos al pie de la letra.
Consejos:
- Las yemas no están del todo cocinadas con lo que no es recomendable para embarazadas, niños o gente mayor.
- En la primera parte de la receta, tenemos que batir las yemas hasta que blanqueen y después las vamos a cocinar al baño María o sea que tenemos que escoger un  bol que el tamaño nos vaya bien para las dos partes. Cuando las cocinamos al baño María, las tenemos que montar mezclando con las varillas hasta que espesen. Es un punto complicado de ver.
- El truco de la salsa holandesa es usar mantequilla clarificada. La mantequilla se compone de grasa y suero láctico, o sea, que se comporta como cuando mezclamos agua y aceite. Cuando fundimos la mantequilla, por densidades se separan las grasas de los sólidos lácticos. Algunos de estos sólidos quedan en la superficie y los tenemos que espumar (quitar con una escumadera) y otros se hunden al fondo porque son más densos que la grasa. Estos los separamos por decantación dejándolos atrás en el recipiente donde estaba la mantequilla fundida.  


Acompañamiento: Patatas al horno y ensalada

- Las patatas baby al horno no tienen ningún secreto, simplemente se hierven, se cortan y se hornean con mantequilla hasta que se doren.
- Para la ensalada, yo escogería una ensalada de brotes. Y mi truco para las ensaladas es espolvorearlas con sésamo recién tostado.

No os dejáis intimidar por tanta explicación. Probad de hacerlos y subir vuestras fotos a Instagram con el hashtag #recetasandco y/o @recetasandco.
INGREDIENTES
Para 6 comensales
6 huevos
6 loncha de mortadela vegetariana o similar (o salmón ahumado si comes pescado)
6 English muffin o panecillos
Patatas baby
125g mantequilla en dados
Ensalada de brotes
Sésamo tostado
Para la salsa holandesa
3 yemas de huevo
25mL de agua caliente
25mL de zumo de limón (4 cucharaditas)
170g mantequilla
Sal

INSTRUCCIONES
Patatas baby
1. Hervimos las patatas sin pelar con abundante agua con sal hasta que estén blandas sin romperse.
2. Cortamos en 4 trozos a modo de rodajas.
3. Ponemos aceite en una bandeja para horno, ponemos las patatas y la mantequilla en dados. Sazonamos con sal y pimienta.
4. Horneamos a 200ºC hasta que estén doraditas.
Salsa holdandesa
1. En un bol que podamos usar para hacer un baño María, batimos las yemas de huevo hasta que blanqueen, 1 minuto. Añadimos el agua caliente.
2. Ponemos el bol al baño María y mezclamos hasta que empiece a espesar.Vigilar de no sobrecocer. Retiramos del baño y añadimos el zumo de limón. Reservamos.
3. Fundimos la mantequilla y decantamos la parte superior en otro recipiente sin que pasen los residuos sólidos blancos.
4. Mezclando con varillas, añadimos la mantequilla cucharada a cucharada hasta que espese. Añadimos la sal.
5. Servir immediatamente. Si espesa demasiado vamos añadiendo cucharadas de agua caliente hasta que se licue ligeramente.
Huevos poché
Calentamos a fuego medio abundante agua en un cazo hasta que empiecen a aparecer burbujas en el fondo y lateral del cazo. Rompemos los huevos en un bol. Cuando algunas burbujas aparezcan en la superficie vertemos los huevos dejando espacio entre ellos y cocemos hasta que la clara esté hecha, unos 3-4 minutos. Si se pegan al  cazo, los separamos con una espátula de goma. Nos ayudamos de una escumadera para retirarlos del agua y los dejamos encima de un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de agua.
Servimos immediatamente.
Conservación: Los podemos tener en la nevera hasta 3 horas antes de servir, en el momento de servir los escaldamos medio minuto en agua caliente para que cojan calor.
Emplatado
Abrimos el english muffin y lo tostamos. Lo ponemos en el plato. Encima de uno de los trozos del english muffin, ponemos una loncha de salmón y un huevo encima. Con una cuchara ponemos un poco de salsa holandesa.
Acompañamos con las patatas baby y ensalada de brotes con sésamo tostado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pararte a decir algo.