noviembre 26, 2013

Tarta de calabaza: la mejor

PumpkinPie2

Qué porqué una Tarta de calabaza a parte de porqué es deliciosa ? Esta semana se celebra en Estados Unidos Thanksgiving Day o Día de Acción de Gracias (se celebra el cuarto jueves de noviembre) y además es un producto de temporada. Las tarta de calabaza tiene una base de masa quebrada y un relleno de crema de calabaza y especies.

Este tipo de tartas son muy sencillas de hacer y me atrevería a decir que lo más complicado es la base de masa quebrada y si os queréis facilitar aún más la vida, no hace falta ni hacer la masa, la compramos hecha y una cosa menos.

No obstante, como pasa cuando te confías, lo que tendría que haber sido un puro trámite ha acabado en pequeños dramas culinarios, bueno, a lo mejor no tanto, pero por lo sencillas que son tendría que salir todo níquelado y no fue así.

Os cuento: el relleno del pumpkin pie es muy líquido, al ponerlo en el horno di un pequeño golpe al molde con el borde de la encimera y perdí un poco. Al limpiarlo, hice una pequeña cata y eso me permitió darme cuenta de que me había olvidado el azúcar. Con lo que tuve que volcar el relleno en un bol, añadir el azúcar y volver a ponerlo en la base.

Además, para quién no lo sepa, los bordes de la masa se cuecen muy deprisa por lo que es aconsejable que una vez dorado, se cubra con papel de aluminio. En Estados Unidos, compré un protector de corteza de la base y al retirarlo me llevé por delante una parte del relleno de calabaza, lo decapé un poco. Y si fuera poco, al probarlo, la base estaba cruda, no la había horneado en blanco, o sea, la masa sin relleno. Cuando lo vi me acordé que no era la primera vez que me pasaba ya que no se porque pero la receta original no cuece la masa en blanco (no sé si porque su masa quebrada no lo necesita), la cuestión es que la mía sí y quedó cruda...  No os preocupéis, he añadido cómo hornear la masa en blanco.


Cuatro apuntes sobre la tarta:

- La receta es para una tarta de 23 cm de diámetro. He usado dos tipos de moldes, de pyrex y de aluminio. Los moldes para este tipo de tartas tienen los bordes con una cierta inclinación. Con el de vidrio, nunca he conseguido sacar la tarta de él. Con el de aluminio, sí.

- Tenemos que cocer la masa en blanco para que no quede cruda. Esto quiere decir que después de forrar el molde, ponemos papel de horno y pesas cerámicas o judías y horneamos a 180ºC durante 15 minutos. Retiramos las pesas o judías y el papel y horneamos 5 minutos más. Retiramos del horno y reservamos hasta que acabemos el relleno.

- Puré de calabaza: Hervimos trozos de calabaza pelada (cuesta mucho de pelar, mejor comprar         trozos o rodajas ya cortadas). Retiramos el exceso de agua y trituramos.

El relleno es muy especiado, podemos ajustar las cantidades a nuestro gusto pero sobretodo vigilad     con los clavos ya que son extremadamente aromáticos y en exceso dan aroma de colonia.

Tenemos que evitar sobrebatir para que no haya mucho aire en el relleno y favorecer así las grietas.

No os asustéis con tantas indicaciones.  Aquí os dejo las versiones imprimibles del Tarta de calabaza y si os animáis no olvidéis colgar vuestras fotos de la tarta de calabaza en Facebook o en Instagram con el hashtag #tartadecalabazaRecetasandco y/o @recetasandco.

TARTA DE CALABAZA

Para una tarta de 23 cm de diámetro

INGREDIENTES

Base de masa quebrada (hecha en casa o comercial)
Para el relleno
550g puré de calabaza
3 huevos “L”
120 mL =  ½ cup nata para montar
110g = ½  cup azúcar moreno
1 teaspoon o cucharadita canela
½  teaspoon o cucharadita gengibre en polvo
⅛ teaspoon o cucharadita clavos en polvo
½ teaspoon o cucharadita sal

INSTRUCCIONES

Tip: Dejar la base de masa quebrada en la nevera hasta su uso. Cuando hagamos el relleno, no batir en exceso para evitar que entre mucho aire ya que se va a hinchar demasiado y se va a agrietar cuando enfriemos.

1. Precalentamos el horno a 180ºC. Forramos el molde con la masa quebrada retirando el exceso de los bordes y decorando a nuestro gusto. Si nos hemos demorado es mejor que la volvamos a poner refrigerar unos 15 minutos. Cubrimos con papel de horno y ponemos pesas de cerámica o judías secas. Horneamos durante 15 minutos y retiramos las judías y el papel de horno. Continuamos cociendo unos 5 minutos más hasta que coja un poco de color. Retiramos del horno y reservamos.

2. Subimos la temperatura del horno a 190ºC. En un bol, batimos los huevos. Añadimos el resto de ingredientes y batimos. Volcamos en la base de masa quebrada. Recubrimos los bordes con papel de aluminio para que no se quemen. Horneamos hasta que el relleno esté un poco hinchado y en agitar ligeramente se mueve como una unidad. No pinchar para ver si está hecho porque en enfriarse se va a agrietar.

3. Dejamos enfriar completamente en una rejilla. Cubrimos y enfriamos o servimos a temperatura ambiente. Servimos con nata.

Nota: receta adaptada de Joy of Baking.

Playlist Acción de gracias

Es de bien nacido ser agradecido...

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Muchas gracias por pararte a decir algo.